El YOGA sin calcetines . Por: Laura Garcia


EL YOGA SIN CALCETINES 

Los pies, son nuestra base, nuestras raíces, nuestra conexión a tierra.  Están en constante contacto con el suelo, y sobre los que nuestro cuerpo se estabiliza y se equilibra. Esta consciencia la tenemos tan automatizada que se nos olvida como hace tiempo, tuvimos que aprender a caminar sobre ellos, y cuantas veces sentimos ese desequilibrio hasta que aprendimos a hacerlo.
En nuestra sociedad, los pies han quedado relegados por modas, cubiertos, vestidos, disminuyendo su sensibilidad, sobre un suelo que ya no presenta adherencias, es suave, liso, asfaltado. Todo esto nos ha restado sensibilidad, consciencia y falta de valor a lo que esta parte de nuestro cuerpo tiene que enseñarnos y ofrecernos.

El yoga nos ofrece de nuevo la posibilidad de devolver a los pies la importancia que siempre han tenido. En el yoga, los pies son considerados como raíces de arboles. Somos parte de la tierra y por ello, la conexión nunca debe quedar olvidada o minimizada. Al revés, el yoga entiende que los pies son el principio fundamental de la práctica. Los pies son el soporte, pero no son pasivos, en todas las posturas, los pies mandan actividad constante.
Los pies son como las raíces de los arboles, nos dan sustento, soporte, enraizamiento, anclan a tierra y son nuestra conexión a ella. Gracias a esta conexión, sentimos como nos aporta las necesidades básicas en esta vida terrestre, la supervivencia , seguridad, ese suelo seguro, sobre el que construimos nuestra vida, y nos provee a su vez de energía creadora, nos proporciona fuerza, estabilidad, constancia y perseverancia. Los pies, soportan todas nuestras preocupaciones, pesares…. Son aquellos que nos llevan a movernos por el mundo.
Esta conexión armónica a tierra, nos lleva a sentirnos pertenecientes a la naturaleza que nos rodea, a loas seres que la habitan, a una fuerza vital no enturbiada, un estar basado en ti mismo y en la vida, la satisfacción, la estabilidad y fortaleza interior.

“Si las raíces no son profundas,
el árbol no podrá soportar el clima” yogui bhajan

Enraizarse, es una palabra muy empleada en yoga, significa, “estar en uno mismo” “ estar con los pies en la tierra, en la realidad”, encontrarse en el aquí y en el ahora, tomar conciencia de esta conexión. La consciencia y energía empleada para equilibrar tu cuerpo en relación a la gravedad de la tierra, es crear una base solida para desarrollar de ahí cualquier postura o movimiento, cualquier crear. Ese enraizar, puede ser desde los pies, a cualquier parte en contacto con el suelo que nos ayude a sostener la postura. Siempre en cualquier practica de yoga, enraizar es uno de los principios básicos, que deben desarrollarse y experimentarse en casa asana
Algunos de los beneficios de volver a recuperar este enraizar desde los pies:
1. Estimula la circulación sanguínea
2. Fortalece articulaciones de tobillos, rodilla y caderas
3. Ayuda a corregir pie plano y pie cavo y por consiguiente ayuda a una mejora en todas las actividades del cuerpo
4. Aumenta nuestra conciencia, mejorando nuestra postura, y nuestra propiocepción
5. Relaja el sistema nervioso
6. Se estimulan muchos puntos reflejos
7. Nos encontramos en el aquí y ahora
8. Recogemos energía,  equilibrio y estabilidad
Los pies, son una fuente de estímulos sensoriales, llenos de puntos reflejos, son unas de las partes que mandan mayor propiocepción al cerebro. Esta excelente propiedad de propiocepción, manda constante información de nuestra postura y movimiento, la cual es de especial relevancia para el alineamiento de las posturas, equilibrio y estabilidad.
En el pie hay cuatro puntos de apoyo:
# la base del dedo gordo, o la llama almohadilla del dedo gordo
# la almohadilla del dedo pequeño
#el talón central, que son dos puntos cercanos entre talón y arco. Hay un punto en el talón exterior y otro punto en talón interior
Como puedes apreciar, los  puntos se encuentran en la planta del pie, no llega a dedos, por lo que un buen apoyo de la planta, lleva a poder elevar los dedos y seguir estando estable.
Es importante entender que los pies tienen que estar firmes sobre La tierra, pero también flexibles, no rígidos ni generando tensión. Los pies son parte de nuestro cuerpo, dotado de mucha articulación y movilidad. Están preparados para adaptarse a terrenos irregulares, manteniendo el tobillo estable.
En todas las clases, surgen ciertas incomodidades en algunas personas a mostrar los pies, como si tuvieran que ser ocultados. Tomar conciencia de este hecho es importante a la hora de la practica del yoga, y así como en tu vida personal.
Pon atención durante tu práctica,  veras como hay un antes y un después en la comprensión y en la estabilidad que te aporta llevar conciencia y actividad a tus pies.

Curiosidad: el yantra del primer chakra enfatiza este enraizar con sus dos puntos de apoyo, su elemento es el cuadrado junto con la sensación de estabilidad, seguridad y soporte que esto ofrece. El animal que representa esta estabilidad, este enraizar es el elefante, simbolo de estabilidad, fortaleza y seguridad en la tierra